jueves, 8 de noviembre de 2012

Un privilegio


   Ayer, como un regalo, llegó una noche inesperada. Tuve la gran suerte -mucha, mucha suerte- de asistir al ensayo general de Rigoletto, en el Palau de les Arts Reina Sofía. No es una de las óperas que a priori me llamara la atención, y qué equivocada estaba. Me maravilló. Si tenéis la oportunidad no lo dudéis, vale la pena. Decorados, cantantes, coro, orquesta, vestuario, figurantes...todo se unió para encantarme. Gracias José, Lucía y Vicente.

No hay comentarios:

Publicar un comentario